poemas de amor

Semana, Fin.

Ese molesto ruido de los coches invadía mis oídos. Los hombres entrando en las tabernas con la intención de pasar toda la noche allí. Las mujeres con sus mejores complementos y vestidos, arregladas para una gran noche. Parejas felices, sin rumbo. Niños en sus casas viendo la película más deseada de la semana. Policías en guardia con una copa en la mano. Parques solitarios. Plazas con una misera persona paseando a su perro. Familias cenando. Yo, perdida en una gran ciudad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario